miércoles, 4 de junio de 2014

RECALCULANDO EL RECORRIDO


"Para entrenar al otro primero hay que ser el entrenador de uno mismo"


Querido lector, deseo empezar el nuevo post con esta frase, será con la que iniciaré el curso que se celebrará el próximo mes de Julio en el Hospital Virgen de la Poveda.
 
Actualmente me encuentro preparando la clase con mucho entusiasmo, cariño e ilusión, por lo que no me he podido resistir a compartir con vosotros algunos de los consejos que se darán entonces.
 
1. "Mirarse el ombligo": Si, has leído bien. Es necesario tomar un momento y ver qué hay en nosotros, quienes somos, qué nos gusta y qué nos hace diferente del otro.
 
2. 2a parte de "Mirarse el ombligo": A continuación hay que proyectarnos en nuestro futuro. Pregúntate ¿cómo te ves dentro de cinco años, te gusta?,  ¿hay algo que deseas cambiar?, ¿qué sueños tienes por cumplir?
 
3. Poniendo las coordenadas a nuestro GPS: Está claro que para conducir, ya sea en la carretera como en nuestra propia vida hay que tener claro cual es el destino y el camino que deseamos tomar (peaje, autovía...). En ocasiones, y seguro que ya lo has experimentado, te pierdes en el camino, es más largo o más corto de lo esperado. La vida tiene esas "dosis de espontaneidad" que según cómo nos encontremos de ánimo lo podemos tomar como una oportunidad para aprender o cómo una auténtica "faena".
 
4. Para finalizar la puesta en marcha de tu GPS hazte las siguientes preguntas:
 
                                                            ¿Qué quieres conseguir?
                                                 ¿Qué crees que necesitas para lograrlo?
                                            ¿Qué está dispuesto a hacer para conseguirlo?
 
Estas preguntas son los únicos parámetros que te mantendrá centrado en tu destino. De manera que cuando veas que la dirección marcada no existe, ha cambiado de sitio, o simplemente te has perdido, estas preguntas te ayudarán a "Recalcular tu recorrido".