jueves, 29 de mayo de 2014

Encuentros en el ocio y tiempo libre

Querido lector, esta entrada esta dedicada al encuentro que acudí el pasado lunes en el espacio Pozas 14, junto a personas maravillosas deseosas de escuchar historias de gente extraordinaria como la de Jacobo, Neus, y Juan Cruz, director de "Desarrollo integral de ocio y tiempo libre"
 
 
Jacobo nos dio una clase, basada en su propia experiencia, sobre cómo coseguir hacer tu sueño realidad. Él fue diagnosticado de Espondilitis, entre esta enfermedad y otras dificultades personales consiguió transformar su sufrimiento en el MOTOR que hizo y HOY hace realidad sus sueños. Los ingrediente de su receta son: ilusión, pasión, disciplina, sacrificio, compromiso, confianza en uno mismo y VISULAILIZAR SU SUEÑO EN POSITIVO.


Todos los particpantes nos llevamos algo de Jacobo a casa, en mi caso, de camino a casa entre el metro y el tren estuve reflexionando sobre el miedo y cómo nos condiciona a la hora de cumplir nuestros sueños.
 
El miedo nos ayuda a mantenernos a salvo de situaciones peligrosas, nos protege, pero en ocasiones hay oportunidades y nuevas experiencias, que sin querer disfrazamos de miedo. Querido lector estoy de acuerdo en que cambio asusta,pero no paraliza nuestras posibilidades.

Actualmente parece que nos refugiamos mucho en la conocida frase "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer", esta cita describe parte de nuestra cultura, además si añadimos que nuestro entorno (padres, hermanos, amigos...) sin querer nos limitan, hace aún más complicado salir de nuestra zona de confort.

Ahora que sabemos qué nos limita y viene de fuera, vamos a mirar dentro de nosotros. El cambio como bien nos decía Jacobo esta en nuestra Actitud, esta es una de las cualidades que encontramos en nuestro margen de movimiento, del que ya hemos hablado en otro post.

 En la muchos casos es la actitud la que enciende el MOTOR de movimiento, por ejemplo cuando la pereza se apodera de nuestro cuerpo y la mente, todo es más denso, nos movemos más despacio, me atrevería a decir que nos asustamos de la propia idea de iniciar el movimiento, en consecuencia nos quedamos quietos

Lo que sentí en el grupo, fue miedo a moverse. Ahora gracias a Jacobo hemos tomado conciencia y esto empezará a crear pequeños cambios en nosotros, está en cada uno mantener la mecha del motor encendida.
 
Muchas gracias por seguir el blog. Vuestros comentarios enriquecen este espacio.