martes, 11 de noviembre de 2014

La Actitud en Mindfulness





Hola querid@ lect@r, hoy les quiero hablar de algo esencial en nuestro propio proceso meditativo, la actitud.

Cuando realizamos un ejercicio de Mindfulness es fundamental estar presentes, porque de esa manera vamos a cultivar nuestra propia conciencia meditativa.
Para Kabbat-Zinn existe 7 factores que hacen referencia a la actitud básica que debemos adoptar cuando vamos a meditar. Puedes hacer clik en este enlace para ver el vídeo explicativo, o bien continuar leyendo.

En primer lugar NO JUZGAR: Cuando comiences a meditar vas a tomar consciencia del flujo de pensamientos y juicios que hay en tu mente, fruto de la experiencia con el exterior o con nuestro interior. Tu función en la meditación es el de mero observador imparcial.
En segundo lugar, la PACIENCIA: En sí misma constituye un tipo de sabiduría. Cada uno de nosotros encontrará las respuestas o lo que buscamos en momento oportuno, mientras dedícate a observar y aceptar la experiencia del momento presente desde su plenitud. 
La MENTE del PRINCIPIANTE: Se trata de tener la capacidad de ver todo por primera vez, como si fuésemos niños de nuevo. Es muy habitual que nuestra mente, ante aquello que "cree saber", emita una serie de creencias o juicios que no nos permitan observar lo que está ocurriendo en realidad.
La CONFIANZA: A lo largo de tu entrenamiento en Mindfulness potenciarás la confianza en ti mismo y en tu propia intuición. Seguramente en el recorrido de tu camino cometas errores, porque forman parte del proceso, pero será mejor que busques luz o respuestas en tu guía interior a que lo busques siempre fuera.
NO ESFORZARSE:  Todo lo que realizamos tiene un fin, pero en meditación está actitud es muy diferente a la que acompaña cualquier tipo de actividad que desarrollamos. En este caso, es un actitud que requiere trabajo, tiempo y tipo de energía, el objetivo es ser nosotros mismos, lo irónico es que ya lo estamos siendo. La moraleja que juarda esta paradoja es que al final consigues verte a ti mismo de otra forma, una manera en la que intentamos menos y somos más.
ACEPTACIÓN: Se trata de aceptar la realidad del momento presente. No estamos hablando de que te tenga que gustar todo, debas adoptar una postura pasiva o que te resignes. En este caso, significa tener la voluntad de aceptar las cosas tal y como son. Lo que te ayudará a preparar el escenario para cualquier circunstancia que ocurra, porque podrás actuar de la mejor manera para tu vida.
En último lugar CEDER: Cuando prestas atención plena a la experiencia interior, te das cuenta de que tu mente tiende a adherirse a un tipo de ideas, creencias o experiencias, suele querer evocar aquello que le resulta positivo y trata de evitar aquello que le resultan negativo. Pero cuando practicamos mindfulness somos observadores de la experiencia. En muchas ocasiones te descubrirás a ti mismo juzgando dicha experiencia, en ese momento lo reconocerás, permitirás que se vaya, sin perseguirlo, al igual que cuando vienen las ideas del pasado y del futuro. 
Comienza a practicar Mindfulness con este vídeo.
Para conocer más sobre esta disciplina, te recomiendo este post.