sábado, 13 de julio de 2013

Cáncer de mama: ¿Cómo se lo digo a mi hijo/a?

Hola querido lector:


Hoy deseo compartir un consejo, en mi opinión de los más importantes, cuando una mamá recibe un diagnóstico de cáncer y no sabe si comunicárselo a su hijo, ni cómo hacerlo.

 

Estimada madre hable con su pequeño....


Comprendo que desde su lugar como MADRE y todo lo que implica serlo: cuidarlo, mimarlo, protegerlo y quererlo con locura...tal vez esta idea no le agrade.
 
No me cabe la menor duda de que tiene sus razones, no quiere preocuparle, desea que el pequeño siga con su rutina...y muchas más razones me dejo en el tintero.
 
Ambas sabemos que vivimos en una sociedad sobre-protectora en la que procuramos esconder cosas tan normales e inherentes del ser humano como son la enfermedad y la muerte, creerá desde su amor incondicional de madre que lo estará protegiendo, pero sólo lo hará en parte y por un tiempo muy limitado.
 
Bien sabemos que el proceso de una enfermedad oncológica lleva mucho tiempo y en ocasiones los tratamientos son más largos y tienen diferentes efectos secundarios que el pequeño no entenderá sino se le da información al principio. Los niños tienden, como los adultos, a encontrar explicación a lo que pasa a su alrededor y no entienden, en ocasiones asocian que son ellos los culpables de la situación.
 
Hágase la siguiente pregunta: ¿Cuántas veces se ha sorprendido porque su hijo se ha enterado de un problema que le estabáis ocultando?. Son como "esponjas", ¿verdad?...los adultos nunca sabemos cuando el niño nos está escuchando, a veces pensamos que están jugando o que al no estar delante en la conversación no nos están escuchando. Creame si el pequeño nota que su alrededor está cambiando y no sabe porqué ya se encargará de conseguir la información por su cuenta...pero creo que la mejor persona en el mundo para informarle eres TÚ.
 
Las dos sabemos que no es fácil, he ayudado a muchas mamás hablar con sus niños, por experiencia sé que los niños se adaptarán mejor a todos los cambios que se vayan dando a su alrededor estando informados, que si no lo están.
 
En la siguiente entrada del Blog le ayudaré con unas pautas muy sencillas, las puede llevar a cabo junto con su pareja, otro familiar e incluso un miembro del equipo sanitario.
 
Me gustaría tranquilizarla explicándole que los pequeños se adaptan mejor a los cambios que los adultos, si le transmitimos la información de manera serena, si te emocionas no pasa nada, una lágrima muestra que eres fuerte porque muestras tus sentimientos, a tu hijo le ayudarás a entender que no pasa nada si él quiere llorar. Ellos recibirán la noticia y la podrán incorporar a su rutina. 
 
Puede que se sorprenda si el pequeño se autoproclama su enfermero personal, le animo a que le deje que le cuide, el pequeño lo puede hacer desde darle un beso, darle las gasas para curarse, contarle un chiste, hacerle un dibujo...él desea participar en su cura, esto le ayudará a madurar, se sentirá más seguro de sí mismo y reforzará su autoestima.
 
Usted tiene un tesoro, o dos, o tres...con una energía mágica que sólo los niños tienen, déjese contagiar por ella.  Ellos necesitan sentir que están a su lado.
 
Me encantaría que enriqueciesen este espacio con su experiencia y sus comentarios.
 
Gracias por su tiempo
 
Un abrazo muy grande.
 
Nos vemos en la red