lunes, 8 de julio de 2013

¿Toda la gente que padece cáncer y los de su alrededor necesitan un Psicooncólogo?

Buenos días querido lector:

 
 

 

La respuesta es simple y directa SÍ.

 

Según vayas conociendo este blog, te darás cuenta de que el Psicooncólogo es uno más dentro del equipo sanitario.


Gracias a la aportación del Psicólogo especialista en oncología tienes asegurada la atención integral como persona y no sólo como enfermo. Valoramos tu Calidad de Vida, en qué aspectos sociales, psíquicos e incluso espirituales puedes seguir desarrollándote, trabajamos conjunto paciente, familia y equipo sanitario para saber qué condiciones de tu entorno podemos cambiar para alterar lo mínimo tu rutina, y a su vez, qué nuevas actividades encajan con tu persona y puedes desarrollar.

Desde la psicología podemos ofrecer asesoramiento, psicoterapia, intervención en crisis, mediación familiar y también médico-paciente....Sabemos que ante un diagnóstico de cáncer surgen muchos cambios en la vida del paciente y su familia, hay muchas situaciones nuevas y es normal sentirse sin recursos para afrontarlo. Este sería un ejemplo de asesoramiento.

Los beneficios de estar bajo la supervisión de un Psicooncólogo influye al paciente, su familia y al resto del equipo sanitario.

  • ¿Por qué al paciente?

Gracias a un seguimiento podemos detectar factores de riesgo personales y/o familiares que faciliten el desarrollo de problemas emocionales que termine afectando al tratamiento (falta de adherencia al tratamiento), a tu calidad de vida (problemas de tristeza/ansiedad), relaciones personales (conflictos relacionados con cambios de humor)...

Cuando conocemos al paciente desde el principio podemos tomar medidas preventivas para el desarrollo de los problemas mencionados anteriormente.
 
Por supuesto hay ocasiones en que el paciente desarrolla problemas emocionales y para eso también ofrecemos el tratamiento psicológico adecuado.
 
A lo largo del proceso de enfermedad se acompaña al paciente y familia, pero también después. Cuando la gente se cura tras varios años de lucha hay personas que desarrollan problemas de depresión, ansiedad, a veces relacionados con la actitud que han llevado a cabo a lo largo del tratamiento en el que han querido mostrarse fuertes y tras el peligro necesitan digerir "emocionalmente" todo lo que les ha ocurrido. Otras personas se ven afectados porque no saben cómo llevar su día a día después de la enfermedad, es muy común que la gente tarde bastante tiempo en recuperarse de los efectos secundarios del tratamiento, algunos pueden ser de por vida. No es fácil incluir estos cambios en nuestra vida y como es lógico es un momento en el que se puede requerir atención psicológica. 
 
Lo importante es que el paciente y sus familiares integren en su tratamiento contra el cáncer la intervención psicológica.

Para eso está su Psicooncólogo para ayudarle cuando lo necesite.
 
  • ¿Por qué a la familia?
 
La familia como círculo principal de apoyo es fundamental en el tratamiento Psicológico. Los psicólogos asesoramos sobre cómo manejar situaciones complicadas dado todos los cambios.
 
Dentro de la familia hay un integrante fundamental que es el Cuidador Principal quien a veces requiere intervención psicológica a parte para ayudarle a desarrollar herramientas para garantizar su bienestar físico y emocional.
 
  • ¿Por qué al equipo Sanitario?
 
El Psicólogo tiene varias labores dentro del equipo, en primer lugar aportar sus conocimientos para integrarlo en el tratamiento global del paciente, y además cuidar emocionalmente al equipo sanitario. Normalmente suele ser a través de asesoramiento individual, es muy duro trabajar día a día en un contexto de sufrimiento y a veces de muerte. Como humanos nos afectan las historias de los pacientes incluso hay veces que nos los "llevamos a casa mentalmente". Esta situación no es justa para el sanitario quien a través de su labor desea ayudar al paciente y familia.
 
La segunda vía de ayuda al equipo sanitario es mediante formación específica en el manejo de situación difíciles y también crear nuevas herramientas para que el propio sanitario canalice sus emociones.
 
Gracias por compartir tu tiempo