domingo, 7 de julio de 2013

Hablemos de cáncer


Hola querido lector:

Este artículo va dirigido a uno de tantos momentos díficles ante un diagnóstico de enfermedad; hablemos de cáncer...

Cuántas veces hemos oido decir: "debe decir lo que siente", "lo mejor es que lo saque todo fuera", "debe estar positivo para superar la enfermedad"...¿seguimos?...

La gran pregunta es cómo puedo comunicarme, a veces tenemos tanto miedo a preocupar a los que nos rodean que preferimos callar, y lo mismo les ocurre a esas personas que nos cuidan y nos animan con sus palabras. Las dos partes son conscientes de que necesitan hablar, temen la reacción propia y la del otro. Finalmente optamos en la mayoría de las ocasiones por callar y fingir que nada ocurre.
Es muy importante continuar con nuestra rutina de la mejor manera posible, adaptarnos a los cambios, pero no ignorarlos.

Si te encuentras en una situación similar te aconsejo lo siguiente:

1. Respira profundamente para oxigenar las células de tu cuerpo y mente.Desvanecerás algunos nubarrones que no te dejan ver con claridad.

2. Invita a la persona con la que deseas hablar a que te haga un hueco para hablar con tranquilidad.

3. Explícale que deseas hablar con él de los cambios, que quieres hablar de como se siente,de como te afecta y sobre como vais a manejar todos estos cambios.

Si ves que te dice muy rápido estoy bien,deberia encenderse en ti un piloto de alerta,seguramente necesita hablar y no lo sabe. Esto no implica que la conversación sea más dura simplemente qué quizá te tocara sacarle lo qué siente más despacio.

4. Anótate si es necesario de qué quieres hablar,qué quieres preguntar y qué quieres comunicarle. Ante conversaciones con tanta implicación emocional nuestro cerebro se olvida de muchos detalles,ten en cuenta que las emociones centran toda nuestra atención por lo qué dificulta que accedamos a la memoria para traer a la conversacción lo que queríamos tratar.

5. A la hora de hablar,trata de escuchar, no des nada por hecho,no termines frases y algo fundamental es aguantar el silencio. El silencio tiene un poder de comunicación mayor que algunas palabras.

6. Procura mostrarte tranquilo,date permiso para emocionarte y emocionar.

7. Los beneficios de la comunicación en un proceso de enfermedad forman parte del tratamiento. No lo dudes, las emociones son parte de nuestra salud y atenderlas de manera adecuada influirá en nuestra calidad de vida.

Me encantaría que compartieras tu experiencia y sabiduría en este blog.

Muchas gracias por tú atención.