lunes, 8 de julio de 2013

Cuidando al Cuidador

Buenos Días querido lector.


Hoy me gustaría dedicar el blog a aquellas madres/padres, hemanas/os, hijos/as que dedican la mayor parte del tiempo a cuidar de la persona que ha caido enferma.


Los especialistas en Psicooncología los consideramos un pilar fundamental, ya no sólo como apoyo moral del paciente, sino que son una pieza fundamental durante el proceso de enfermedad.

Por ese motivo se les considera muchas veces de manera individual, queremos conocerles, saber qué cambios le supone su nuevo rol de cuidador...

El Cuidador Principal tiene una responsabilidad muy grande, y como tal requiere un desgaste físico y mental. A lo largo de la enfermedad aprenderá nuevos conceptos médicos,
nuevos procesos, tratamientos, conocerá a muchos profesionales que la quieran ayudar...En muchas ocasiones el cuidador se quedará al frente en situaciones muy delicadas, no cabe duda que detrás siempre está el equipo sanitario, pero hay ocasiones en que el Cuidador ejerce de Psicólogos, Médico, enfermemero, auxiliar de enfermería...

Los Psicooncólogos preparamos programas específicos de asesoramiento psicológico para el Cuidador. Ante todos los cambios que se dan en la situación familiar, lo normal es que cualquier persona se desborde emocionalmente en algún momento, gracias a la prevención psicológica podemos reducir el riesgo a que el cuidador lo sufra.

Por otro lado también hay tratamientos psicológicos específicos, los problemas más comunes que puede desarrollar los Cuidadores están relacionados con la ansiedad y depresión.

Por último, hay un seguimiento incluso cuando el paciente se ha recuperado. Al igual que comentaba anteriormente en otro artículo del blog, la recuperación supone otro cambio, fruto de algo tan bueno como una recuperación, pero hay cuidadores que se han dedicado cien por cien al cuidado e incluso han tenido que dejar el trabajo para dedicarse a dicha labor.

Al igual que hay un seguimiento ante una recuperación, por supuesto lo hay cuando el tratamiento no ha funcionado y el paciente ha fallecido. Uno de los momentos más duros de la vida de cualquier persona es perder a un ser querido, para este cambio trabajamos para que la familia no se sienta sóla o desprotegida por parte del equipo sanitario.

La familia puede seguir acudiendo a la consulta del Psicooncólogo para trabajar juntos la pérdida, llorando como merece nuestro ser querido pero a la vez  canalizando el dolor para colocar su recuerdo en un lado de nuestro corazón, un lugar que con el tiempo conseguiremos mirar con una sonrisa de agradecimiento por su compañía, sin dolor.

Lo que siempre me ha emocionado de los profesionales con los que he tenido la suerte de trabajar es la humanidad que desprender por cada poro de su piel.

Ayudanos a enriquecer este blog con tu experiencia.



Gracias por tu tiempo